El ABCD #3 del Marketing Gastronómico

Continúa…

Jugar: Existen dos tipos de juegos. Los juegos finitos, son los que tienen reglas, un tiempo y un ganador,como el deporte y los infinitos, que tienen una misión, que es la de crear una comunidad, establecer conexiones y de intercambiar conocimiento como lo son en los que se hacen en el mundo online, con regalos y premios. Juega con tus clientes infinitamente y verás como no se irán de tu lado.

Kilométrico: A la hora de crear contenido online, un contenido breve, sólo podrá ser interesante, (menos de 500 palabras) Pero si te quieres posicionar como un referente de un tema, si quieres que se posicione bien en Google tu blog, tiene que ser largo. Eso sí, para facilitar su lectura no olvides incluir fotos, vídeos, emociones, salir de la norma, contar historias, etc. Siempre escribe contenido que aporte valor y que sea fácil de leer.

Lealtad: Sé leal a tus principios y valores, estos tienen que estar alineados a los de tus clientes para que al final esto se convierta en un proceso sin fin de lealtad mutua que se trasladará a consumir y compartir tus contenidos y de aumentar clientela.

Moda: Fíjate qué está de moda, cuál es la que siguen tus clientes, no sólo en tu producto, sino en todo lo que le rodea, esto te hará mucho más fácil conectar con ellos, hablando el mismo lenguaje y mirando el presente y el futuro a través de los mismos ojos.

Narra: Cuenta historias de tu origen, de tus proveedores, de tu equipo, de tus clientes, de tu entorno, de tus proyectos y nuevas ideas, habla de lo que quieras, pero cuenta historias emocionales, que conecten con el corazón de tu cliente. Menos datos y características y más sorpresas en tus contenidos.

Obsequia: Regala algún descuento o contenidos de valor a tu cliente, regala premios, regala a tu comunidad tu buena atención, tu buen hacer. Un obsequio te asegura una acción por parte de tus clientes, un sentimiento positivo, como llevarse una alegría, un movimiento, una sorpresa y un refuerzo a la hora de construir y reforzar tu marca.

Proceso: Marketing gastronómico o cualquier tipo de marketing, no es algo que se haga puntual una vez al mes o 4 veces al año, marketing es absolutamente todo lo que sucede en un restaurante y cómo viven tus clientes su experiencia en tu negocio, físicamente, de manera online y cómo lo percibe en cada momento. El marketing gastronómico se tiene que cuidar, crear y mantener en cada punto de encuentro entre la empresa y el cliente, cada día, toda la vida del restaurante.

Querer: Si buscas el éxito en tu empresa, comienza por querer a tu equipo y tratarlo con todo el respeto que se merece, quiérelos tanto como quieres a tus clientes y refuerzalos cada vez que se lo merezcan y recondúcelos para que puedan mejorar. También tendrías que querer a cada uno de tus clientes y darles lo mejor de tu casa para hacerlos sentirse felices. Desea siempre ser mejor, no te quedes nunca quieto, porque la pasividad es el comienzo del declive.

Resistente: No te rindas, no bajes los brazos, si una acción no te resultó como querías, es sólo parte del aprendizaje. Si por ejemplo, no has subido la cantidad de clientes, es porque seguro hay una mejor manera de hacerlo. Si no has llegado a la meta de fans en Facebook, seguramente que puedes aprender algo nuevo. Ser perseverante, nunca rendirse, siempre seguir adelante, son algunas de mis maneras de ver la vida y mi trabajo.

Segmentación: Conocer quién es el cliente que tengo delante es el comienzo de una empresa exitosa. Querer tener todo tipo de clientes, de todas edades, que les guste de todo y que tengan todo tipo de poder adquisitivo es uno de los errores más grandes y más comunes que se ven en el marketing gastronómico. A una persona de 25 años, que recién comienza a trabajar, que le gusta cuidarse, comer bien, hacer deporte y salir con amigos los fines de semana, no se le puede ofrecer el mismo servicio, ni el mismo producto que a una pareja de personas mayores de 65 años, con alto poder adquisitivo, que han viajado por todo el mundo y buscan producto y experiencias diferentes. Ni esta pareja iría a un restaurante especializado en familias jóvenes, con niños pequeños. Si los clientes NO son iguales, no se les puede tratar a todos de la misma manera, ni ofrecer el mismo producto al mismo precio.

Mariela Grasso
ActionCOACH

a2 a1 a3 a4

>