¿Te acordás de la crisis del 2001? Por supuesto que sí. Como no acordarse. Aparte del temor que nos genera ya de por sí, el solo pensar que pueda repetirse en esa dimensión. Soy de Rosario, y no puedo olvidarme de las célebres palabras de nuestro inigualable e inefable Negro Olmedo”: “Y…Siempre que llovió, paró……….”. Seguramente estarán pensando que el problema es que en nuestro bendito país las tormentas se dan muy “repetidamente”. Pero dejemos este tema para otra oportunidad, al menos por ahora.

Por lo pronto hemos entrado nuevamente a una situación de riesgo e incertidumbre que afecta a toda la economía, en particular a las PyMEs y en ellas a las Empresas Familiares. Sin embargo, hay algunas lecciones importantes que aprender de esa experiencia de caída libre del 2001.

En esos tiempos vimos que muchas empresas familiares no competitivas comenzaron a comparar notas. Todos buscaban alternativas donde fuese, leían todos los mismos artículos de negocios y libros de muchos “gurú” de gestión. Pero nadie tenía demasiado claro que curso de acción seguir.

Todos sabían que tenían que de alguna formar fortalecer sus balances y mejorar el flujo de caja, pero nadie sabía a ciencia cierta, qué acciones funcionarían mejor. Así para muchos nació La Lista. Comenzó como un desglose de acciones para recortar costos, mantenerse competitivo y aún estar preparado para el próximo aumento. Aquellos que entendieron ese desafío de “acciones” a realizar, en distintas áreas del negocio, que no eran ni más ni menos que un compendio de “Buenas Prácticas”, reunieron a sus equipos de liderazgo y trabajaron la lista para cada situación específica. En mi caso yo era consultor de empresas que enfrentaban similares desafíos, y así se lo hicimos.

Todos estaríamos de acuerdo en que nos ayudó a capear esa tormenta.  Muchas de esas mismas compañías obtuvieron luego ganancias récord una vez que comenzó a cambiar el ciclo.

 

Dieciocho años después, la tormenta puede o no convertirse en un huracán de categoría cinco. Como resultado La Lista ha resurgido. Esta vez, con más redes sociales y comerciales, desde ActionCOACH comenzamos a hacer crecer la lista y categorizar las acciones. Tenemos a la mano un amplio listado de “iniciadores” de pensamiento de acción para sobrevivir a una crisis severa.

Ahora tiene vida propia, creciendo a diario, a medida que más personas refinan su pensamiento y se suman realizando aportes en las distintas áreas de una empresa u organización. Las fuentes de la lista provienen principalmente de experiencias de liderazgo en empresas familiares tanto pequeñas como empresas medianas y de aquellos que están cerca de las operaciones del día a día. Sin embargo, también incluye los conceptos más accionables y prácticos de expertos en gestión, que son siempre referentes.

Aquí hay un par de apartados en cada categoría de la empresa, que los pueden ayudar:

General de Empresa

  1. Calcule continuamente la profundidad (grado de severidad) y la longitud (proyección de la línea de tiempo) de la recesión y caída en sus mercados específicos.
  2. Haga de su calendario uno de sus documentos más estratégicos no solo programando reuniones, sino también programando tiempo para trabajar en asuntos clave que impactan su desempeño en la recesión/crisis.

Liderazgo familiar

  1. Aproveche la sabiduría y la experiencia de los líderes de la generación sénior que probablemente han experimentado dos o tres recesiones y crisis muy importantes en sus carreras.
  2. Acelere el rango de responsabilidad para la generación más joven, teniendo en cuenta que algunos jóvenes estarán a la altura de las pruebas. Sin duda.

Personas

  1. Enumere todos los beneficios proporcionados y cuantifique la cantidad que la compañía proporciona a cada empleado (conceptos de atención médica, días de vacaciones, días de enfermedad, bonificaciones, etc.).
  2. En consecuencia valídelos para poder retener al mejor talento. Es clave y eventualmente atraiga al mejor talento de tu competidor. Es un buen momento.

Financiero

  1. Fortalezca las relaciones con los banqueros: reúnase con los banqueros y discuta los acuerdos / convenios actuales y otros posibles cambios. Es difícil, lo sé, pero hay que hacerlo.
  2. Mejore el ciclo del pedido a disponer de efectivo, enviando facturas lo antes posible, sin esperar el final de la semana u otro tiempo establecido para el procesamiento por lotes o entrega de producto o servicio.

Compras

  1. Audite el inventario y reduzca los artículos obsoletos que se mueven lentamente, con venta especial, devolución al proveedor o disposición, etc.
  2. Diferir los gastos de capital. Compre productos esenciales (reparación y mantenimiento) e invierta en desarrollos selectivos para nuevos servicios, productos, canales. Guíese estrictamente por la “DEMANDA”, como base de sus Compras.

Fabricación

  1. Revise su modelo de manufactura. Es el adecuado? Es ágil y flexible como para adaptarse a los desafíos de la crisis? Haga una lista de evaluación para conocer las áreas de mejora. Una excelente referencia (está en inglés) es el modelo de evaluación del Premio Shingo (www.shingoprize.org) para conocer las áreas de mejora con referencia del estatus de clase mundial. La recomiendo
  2. Elimine los 8 desperdicios del Lean (manufactura ajustada):
    • Sobre-producción,
    • Movimiento,
    • Inventario,
    • Espera,
    • Transporte,
    • Defectos,
    • Personas subutilizadas,
    • Procesamiento adicional.

Instalaciones

  1. Consolidar plantas / Operaciones. Evitar todo tipo de duplicidades.
  2. Aumentar el uso de prácticas energéticamente eficientes (por ejemplo, reemplazar la iluminación costosa de alto consumo)

Marketing

  1. Use más el mundo digital para promociones: correos electrónicos, comercio electrónico de sitios web. En ActionCOACH disponemos de una batería de más de 350 estrategias aplicadas de acuerdo a necesidad. Aplique el criterio de “Probar & Medir” como base.
  2. No detenga los esfuerzos de comercialización y venta, sino que ajuste el enfoque.

Ventas

  1. Visite a todos los principales clientes: agradezca por los negocios, busque opiniones sobre perspectivas, discuta necesidades de productos, servicios y cualquier oportunidad.
  2. Pregunte a los clientes dónde puede su empresa ahorrar dinero para ellos y/o generarles mayor valor agregado para mejorar la oferta actual.

Precios

  1. Aumente los precios si se encuentra en nichos de mercado con competencia limitada.
  2. Implemente un recargo ambiental (por basura, reciclaje, manejo de residuos peligrosos, uso de material verde, etc.).

Desarrollo de negocios

  1. Analice las ventas y la rentabilidad de cada oferta de productos y pode los productos no estratégicos y de baja ganancia. Es un buen momento para hacerlo.
  2. Busque oportunidades de adquisición de venta a bajo precio, especialmente aquellas donde el vendedor puede proporcionar financiamiento u ofrecer una ganancia “diferida a futuro”.

Administración de la oficina

  1. Aumente usos en tecnología: gestión rápida de pedidos, seguimiento y envíos en línea.
  2. Reduzca la cantidad de tarifas de licencia de hardware y software de computadora. Usar realmente lo necesario, racionalizando las aplicaciones.

 “Una crisis es algo terrible que perder”, dice Warren Buffet. Podemos aprender y aplicar muchas acciones ahora que nos ayudarán a superar esta tormenta y serán mucho más fuertes cuando las condiciones mejoren. Ahora es el momento de un pensamiento de liderazgo profundo y una ejecución rápida. Los estudios clínicos demuestran que el mejor antídoto para la depresión es la acción, de hecho ese es nuestro lema en ActionCOACH. Entonces, en lugar de lamentarse demasiado por nuestra terrible condición, lo más saludable es actuar. Afortunadamente, hacer La Lista, te ayuda a ti y a tu equipo a una acción significativa.

Y como el sol seguramente saldrá por la mañana, también lo harán los pájaros que volverán a cantar, cuando pase esta tormenta. Ya que “Siempre que llovió, paró….”

Buena Semana.

Ing. Guillermo Henning

ActionCOACH