“Enseñar a la próxima generación para que puedan aprender más y un poco más rápido, para que todo se vuelva mucho mejor”, podría ser un consejo prudente a aquellos dueños o propietarios del negocio familiar, que desean que la familia y el negocio pasen sin problemas a la próxima generación. Es por eso que las familias que tienen éxito en ambos aspectos proporcionan educación integral a la familia y el negocio. 

Educación familiar temprana

La mayoría de las veces, la educación empresarial familiar comienza de forma natural y bastante informal a medida que los padres llevan a sus hijos a trabajar por diversión o por necesidad. Los miembros muy jóvenes de la próxima generación tienen la oportunidad de ver el orgullo generacional de la propiedad en los rostros familiares de sus seres queridos, lo que puede dejar una impresión duradera. El impacto de esta experiencia puede ser lo suficientemente poderoso como para proporcionar inspiración durante décadas.
De hecho se sugiere que los niños que conocen su historia familiar muestran niveles más altos de bienestar emocional,  lo que lo hace ideal para la familia y el negocio.

Educación familiar y gobierno familiar

Para cuando los miembros de la generación más joven lleguen a la escuela secundaria, deberían estar al menos conociendo el tipo de negocio en el que se encuentra la familia, particularmente cuando hay muchos hermanos y primos involucrados. Los adultos jóvenes también necesitan saber si serían bienvenidos en el negocio, si es que deciden que quieren trabajar allí, y bajo qué circunstancias.

Para asegurarse de que todos los miembros de la próxima generación reciban un trato justo, debe existir una política de empleo familiar, acordada por los miembros de la generación mayor. Los propietarios actuales de la familia deben decidir si desean ser dueños del negocio familiar para otra generación y si la propiedad tiene la posibilidad de extenderse a sus hijos. Si la decisión es continuar, la educación más “formal” debería comenzar cuando los adolescentes estén considerando seriamente las opciones de carrera.

Educación formal

Podemos observar y descubrir dentro de distintos mercados,  que en general los dueños o  propietarios de empresas familiares que han tenido más éxito han invertido en su educación familiar en cuatro (4) áreas fundamentalmente:

1. Comprender cómo los sistemas de familia, propiedad y negocios podrían superponerse y eventualmente “colisionar”

Uno de los puntos de comprensión más críticos para la próxima generación es el modelo de tres círculos del sistema de negocios familiares de Renato Tagiuri y John Davis (Harvard – 1982).  El modelo de tres círculos incluye tres grupos (o sistemas), todos funcionando al mismo tiempo: Familia, Propiedad y Negocio. Este modelo proporciona a las familias un marco para discutir las “tendencias superpuestas e interrelacionadas” de los propietarios de familias, así como para explicar las múltiples fuentes de tensión, propias de esta superposición.

 

 

2. Saber jugar bien pero productivamente

Las habilidades de comunicación y resolución de conflictos son absolutamente cruciales para contribuir positivamente a un negocio familiar. Particularmente a medida que el grupo familiar y de propiedad crece y evoluciona, mantener a todos informados se vuelve cada vez más importante. Las personas tienen su propia forma de comunicarse y cómo perciben la comunicación de los demás.
Comprender estas diferencias ayuda mucho al éxito de la próxima generación. Navegar por una transición del negocio familiar no es fácil y trae muchas conversaciones difíciles; sin embargo, si la generación futura tiene suficiente inteligencia emocional para manejar juntos estos temas sensibles, todos se beneficiarán.

3. Comprensión del negocio – Condiciones básicas

Los futuros miembros de negocios familiares también deben poseer un conjunto básico de habilidades financieras y comerciales básicas. Incluso si no son el próximo director o presidente de la empresa familiar, tener al menos un conocimiento fundamental del propósito, función, competencia, ventajas y estructura financiera de la empresa, beneficiará tanto a la próxima generación como a la empresa en su conjunto. La falta de habilidades simples, como poder leer y comprender un balance general, un estado de resultados, un flujo de caja o un presupuesto, va en detrimento de los grupos de propiedad actuales y futuros.

4. Apreciando la “Hoja de Ruta” familiar

Los miembros de la familia de la próxima generación también deben comprender cómo funciona su estructura de gobierno familiar. Si bien pueden estar sujetos a una política de empleo familiar, un “Protocolo Familiar”, u otros documentos promulgados por la familia, lo más probable es que fueran no involucrados en la creación de ellos. Por lo tanto, necesitarán educación en torno a la motivación para estos procesos, su construcción y su formación.
Los futuros líderes de empresas familiares serán los encargados de desarrollar estas políticas y hacer avanzar su estructura de gobierno familiar, por lo que necesitarán saber cómo y por qué ambas se establecieron en primer lugar con qué objetivo de destino.

Capturando los corazones y las mentes de la próxima generación

Durante los tiempos de cambio, existe la necesidad de líderes familiares fuertes, “líderes  de la causa”, que puedan convencer a otros para que vayan por el “viaje”, entendiendo a este como la propia evolución de la Empresa Familiar en una verdadera Familia Empresaria. Implica entender que el viaje en sí es importante. Incluso las grandes ideas rara vez tienen éxito sin un LIDER que ejerza este fundamental rol.
Cuando se trata de la educación formal de la próxima generación, el primer paso es encontrar algún tipo de liderazgo dentro de la actual o mismo dentro de la próxima generación que pueda ser un facilitador y gestor, para que pueda convencer a otros en su generación  y en el propio entorno familiar, de que es importante, relevante y que vale la pena.
La próxima generación también aprovecharía la experiencia tanto de la familia como de los líderes empresariales de la generación sénior para recibir asesoramiento y orientación. A su vez, los futuros líderes compartirían su propia experiencia con sus padres, madres, tíos, tías y primos para garantizar lo mejor para el futuro.

Marshall Goldsmith, en su libro más vendido, Global Leadership: The Next Generation, escribió: “Si los futuros líderes tienen la sabiduría de aprender de la experiencia de los líderes actuales, y si los líderes actuales tienen la sabiduría de aprender nuevas competencias de los futuros líderes, ambos pueden compartir el liderazgo de la manera que finalmente beneficia a su organización”.

El objetivo de la educación empresarial familiar para la próxima generación es adquirir sabiduría colectiva que podría durar varias generaciones. Es por eso que el tiempo y el esfuerzo para proporcionarlo son tan valiosos para la familia y el negocio.

Muy Buena Semana.

Ing. Guillermo Henning
ActionCOACH