“Desarrollar políticas antes de que sean necesarias, crea una Oportunidad para que las familias aborden problemas potencialmente delicados antes de que se personalicen, es decir, antes de que realmente se apliquen a alguien……”.

Para las Empresas Familiares, estos lineamientos y la definición de sus campos de aplicación, en términos justamente de POLÍTICAS, constituyen la base para la posterior elaboración y redacción del PROTOCOLO FAMILIAR.

Las políticas empresariales familiares hacen mucho más que simplemente documentar procesos o decisiones. El proceso de crear, documentar y compartir estas políticas permite a una familia protegerse o al menos atenuar el impacto de conflictos futuros, al especificar por adelantado cómo se manejará una amplia variedad de problemas potencialmente polémicos.

Las políticas pueden responder preguntas desafiantes como:

  • ¿Qué miembros de la familia pueden trabajar en el negocio? ¿Cómo se vuelven elegibles?
  • ¿Cómo se evalúa y compensa a los miembros de la familia en el negocio?
  • ¿Cómo manejará la familia la terminación o el cese de actividades de un miembro de la familia que no está funcionando de acuerdo a lo esperado?
  • ¿Qué papel tiene la propiedad en la toma de decisiones? ¿Qué decisiones toma la gerencia?
  • ¿Cómo tomamos decisiones como familia? ¿Cómo resolvemos los desacuerdos?
  • ¿Quién puede servir en la junta directiva? ¿Por cuánto tiempo? ¿Cuáles son las responsabilidades que vienen con eso?
  • ¿Qué información financiera se divulga a la familia? ¿Difiere según el propietario / no propietario, director / no director?
  • ¿Cómo se trata a los cónyuges dentro del negocio? ¿Tienen voz en la toma de decisiones familiares?
  • ¿Qué mantenemos confidencial? ¿Qué podemos compartir con los cónyuges e hijos?
  • ¿Qué papel juega la filantropía en el negocio? ¿En la familia? ¿Y qué hay de la responsabilidad social de la empresa en la comunidad donde se desarrolla su actividad?
  • ¿Quién puede poseer acciones? ¿Cómo y cuándo se entregan, compran y venden las existencias?
  • Etc.

Las cuestiones enunciadas son claves y en algunos casos suponen un gran conflicto potencial, pero no se limitan ni con mucho a estas ya que claramente no son las únicas que pueden surgir como cuestiones a considerar y revisar.

Ahora Bien. ¿Cómo alineamos a la familia para que pueda desarrollar estas POLÍTICAS que permitan ser consolidadas y condensadas luego en un PROTOCOLO FAMILIAR?

El proceso comienza por comprender los diversos aspectos de la familia y el negocio, incluidas las dinámicas familiares, la historia, visión, misión y cultura, así como las estructuras de propiedad y gobierno que interactúan con estos sistemas. A partir de ahí, comenzamos a determinar dónde están las mayores oportunidades para establecer un acuerdo sobre temas clave en el negocio, así como qué áreas de formación y preparación equiparán más y mejor a los accionistas para ser administradores efectivos del legado de la familia.

Como ActionCOACH trabajamos con empresas familiares para explorar si la familia está lista para crear esas políticas, y definir un proceso que permita establecer e implementar estas políticas creando la alineación mencionada dentro de la familia a través del diálogo compartido y la toma de decisiones.

¿El resultado?: Una Orientación clara sobre la aplicación de los valores de la familia a las decisiones comerciales y del negocio, liberando en gran medida a las generaciones futuras de conflictos perjudiciales. Estando en condiciones finalmente para poder elaborar entonces un PROTOCOLO FAMILIAR.

Muy buena Semana.

Ing. Guillermo Henning

ActionCOACH