Al buscar uno colaborador es esencial analizar si él tiene competencia para ocupar la vacante, algo que puede ser conferido en las informaciones que él ingresa en su currículo. Sin embargo, hay que ir más allá. Hay otros elementos a considerar en el proceso de selección que diferencian los buenos profesionales de aquellos que pueden ofrecer el servicio ideal para su empresa.

¿Quieres saber más sobre esto y refinar aún más tu proceso de selección? ¡Entonces sigue con nosotros y acompáñanos en este artículo!

Lo que hay que buscar en los candidatos

Hay un término que resume todo lo que usted necesita encontrar: actitud. Una persona con actitud sabe lo que quiere y está acostumbrada a auto administrar en función de objetivos claros. Esto es fundamental para la empresa. Los profesionales sin actitud suelen presentar falta de foco, aunque presenten competencia técnica.

Otras características que también son muy importantes como inteligencia, talento y educación, suelen estar muy próximas entre los candidatos, pero la actitud no. Y es exactamente ese el diferencial del gran profesional.

La habilidad se entrena, la actitud no

Un profesional con mucha actitud puede incluso encontrar alguna dificultad para lidiar con un proceso o un cliente, pero seguramente tendrá la postura correcta para reaccionar ante las eventualidades, buscando adaptarse y ofrecer un servicio mejor, incluso desarrollando nuevas habilidades.

El profesional muy talentoso, acostumbrado a hacer todo a su manera, puede encontrar serias dificultades a la hora de cambiar de postura y adecuarse a la cultura de su empresa.

Así, en el día a día, las diferencias entre ellos tienden a acentuarse, principalmente cuando pensamos en el aspecto colectivo del trabajo. Es más prudente contar con un colaborador que demuestra mejor capacidad de reacción ante adversidades que otro que posee solamente una formación técnica muy mejorada.

¿Cómo encontrar al profesional con actitud en el proceso de selección?

Como seleccionador, usted necesita repensar su enfoque durante la entrevista. Por lo tanto, es posible seguir los siguientes pasos:

  1. Establece con claridad los criterios de contratación. Puedes comenzar creando una lista con las prioridades y atributos de los candidatos que consideras más importantes para los intereses de la empresa;
  2. Evalúa cómo los candidatos tienden a sentirse ocupando la posición que consideras ideal para ellos. Ofrece una visión clara de la cultura de tu empresa y verifica si existe compatibilidad. En este punto, es importante verificar la manera en que el propio candidato se auto valora;
  3. Considera las técnicas creativas de reclutamiento. Ve cómo el candidato demuestra actitud en situaciones que exijan eso de él. Procura siempre considerar el día a día de la empresa en la elaboración de esas técnicas;
  4. Involucra a las principales personas de tu equipo en el proceso. Es recomendable que formen parte del proceso y ayuden a seleccionar nuevos profesionales ya que son parte importante de tu empresa.

Finalmente, con estos consejos tu tienes mayores posibilidades de diferenciar buenos profesionales de aquellos que, ciertamente, harán éxito y traerá mejores beneficios a tu empresa. Todo en función de un proceso de selección, apto para poner en primer plano la actitud.

¿Qué crees de estos consejos? Le gusta? Entonces comparta el texto en las redes sociales, ya que puede ser útil para sus amigos también!

Por ActionCOACH Celio Melim / Brasil

 

  • Mariela Grasso

ActionCOACH

 descarga

a2a1a3a4