¿Crees que el ser humano debe creer y después actuar? ¿O debe comprobar (científicamente hablando) y después actuar?

El hecho es que, bien o bien, ambas formas de ver la realidad tiene implicaciones distintas y la hipótesis aquí presentada es que, si ciertas creencias no existieran en la cultura occidental, no existirían empresas, tan poco ciencia y muy probablemente ni mundo occidental ¡cómo lo concebimos! Vuelto a dicer, esto implica que si las personas no comparten pensamientos como verdadero a priori (definición adoptada en este artículo creencia), su smartphone no existiría !!!!

Pero al final, ¿de qué creencia estamos hablando? Antes de describirla, vamos a presentar un contexto que ilustra su ausencia y otro escenario al que pertenece.

Imagina que te encuentras en otra realidad, en ella tú y las personas de la sociedad ya disfrutan de profundos conocimientos sobre lógica, aritmética, geometría, astronomía y música. También hay buenas definiciones sobre las bases de cómo realizar experimentos y demostrar empíricamente hipótesis! Parece que ya tienes todo lo necesario para hacer ciencia, ¿no es así? Otro detalle también es importante, ustedes tienen una mitología rica y su religión explica la realidad y sus fenómenos como algo predominantemente a la merced de la voluntad de los dioses. En este punto nos encontramos con el factor predominante para explicar por qué no tiene la ciencia (al contrário de lo que parecía), usted tiene la creencia de que, por ejemplo, una bola siempre cae, ya que no quiere Dios de otra manera! Listo! La búsqueda de la verdad sobre cómo funciona el universo y cuáles son sus leyes fundamentales se ha vuelto imposible, pues nadie se imagina que puedan existir ya que los fenómenos naturales son también fenómenos de las voluntades divinas.

Ahora, como sabemos, tú y yo vivimos en el mundo occidental que tiene en su mitología un Dios único que creó el universo embebido de regularidad y propósito, a ejemplo del “eterno” ciclo de las estaciones, estrellas y mares. Esto implica, a priori, que los fenómenos de la realidad están sujetos sólo a patrones inmutables y perfectos, o sea, no existe intervención de la voluntad divina, por lo tanto nos queda la bella tarea de observarlos, entenderlos, describirlos y por ellos por consiguiente, utilizar ese dominio para nuestro propio benefício. ¡Pronto, ahora tenemos la creencia necesaria para la búsqueda científica!

Con esta nueva tecnología (la creencia en la regularidad de la realidad) fue posible crear la mayor potencia social que ya existió en la existencia humana. De este punto, se hizo viable crear los artefactos de productividad (máquinas, herramientas, sistemas …) que haría que la propiedad de tierras no más el elemento determinante en la generación de riquezas. Nace entonces la figura del empresario como el agente especializado en encontrar maneras de usar esas nuevas herramientas para servir a la comunidad de la manera más sostenible posible.

Por lo tanto, ten mucho cuidado y atención con tus creencias. Como empresario, tu, como mínimo, debes creer que es un agente de transformación social en la mejor instancia del mito del héroe, que conquista lo desconocido y comparte las riquezas con su comunidad, y que eso sólo es posible con una actitud de responsabilidad total y, sacrificio a favor del todo y del futuro. Por fin, para que no se convierta en un tirano con el “nuevo poder”, debe elevar la verdad como patrón máximo de conducta.

Por ActionCOACH Tarik Simao / Brasil

 

  • Mariela Grasso

ActionCOACH

 descarga

a2a1a3a4